Bioquímica Clínica On Line

30 de abril de 2012

Drogas de adicción: nos afecta a todos

Filed under: Toxicologia — Admin @ 14:40

 

La adicción a las drogas o al alcohol no es un problema de otros. Es muy probable que todos conozcamos a alguien que tiene adicción a la drogas o al alcohol. El problema nos afecta a todos: en nuestras familias, con nuestros amigos, en nuestro lugar de trabajo y en nuestro barrio.

La gente abusa de las drogas y el alcohol en cualquier etapa de su vida y en cualquier nivel social. Se ha denominado a los Estados Unidos como la nación industrial con mayor adicción a las drogas del mundo, sin embargo, las drogas ilegales son también un problema creciente en otros países industrializados. La Policía incautó en Europa en 1991 más de 10 toneladas de cocaína. La población en Asia, África y Latinoamérica se está viendo gravemente afectada por el suministro de drogas ilegales, con un incremento en el abuso, la violencia y el crimen.

En Estados Unidos, 26 millones de personas consumieron alguna droga ilegal al menos en una ocasión en 1991, lo que representa un total del 13% de la población mayor de 12 años de edad. Más de 23 millones de personas han probado la cocaína. Más de un millón consumieron crack. Hay 10 millones de individuos que consumen marihuana al menos una vez al mes, dos millones de consumidores de cocaína y más de 10 millones de alcohólicos. El uso no farmacológico de los barbitúricos y los tranquilizantes es un problema para el 2% de la población estadounidense.

La adicción a las drogas es en Estados Unidos el mayor problema para los adultos jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, con un 15% de este grupo de edad consumiendo drogas ilegales al menos una vez al mes. De los adolescentes con edades entre los 12 y los 17 años, uno de cada 14 consume drogas ilegales al menos una vez al mes, un 4% consume marihuana de forma habitual y un 1,5% ha probado la cocaína durante el año anterior.

La mitad de las muertes por accidentes de tráfico están relacionadas con la adicción al alcohol o a las drogas. En dos de cada tres asesinatos, en la mitad de todas las muertes causadas por arma de fuego y en ocho de cada diez suicidios, están implicados las drogas y el alcohol. Más del 70% de los individuos detenidos en las 20 principales ciudades de Estados Unidos habían consumido drogas ilegales.

 

Coste para los individuos y las familias

La adicción a las drogas perjudica la actitud y el rendimiento mediante una distorsión de la percepción sensorial, interfiriendo en la memoria y causando una pérdida del autocontrol. Muchas de las drogas de adicción pueden causar problemas psicológicos y físicos de larga duración.

Fumar marihuana, que contiene más agentes cancerígenos que el tabaco, daña los pulmones y el sistema pulmonar. Cuando las mujeres embarazadas la fuman, la marihuana también puede crear problemas genéticos que causen malformaciones congénitas.

Los daños en el hígado, los problemas neurológicos y otros peligros derivados de la adicción al alcohol, son bien conocidos.

La cocaína no sólo afecta a las emociones, sino que también perturba el control del cerebro sobre los latidos del corazón y la respiración y eleva la tensión arterial. Tanto su consumo aislado como frecuente tiene consecuencias mortales (infarto de miocardio, apoplejía, embolia, hemorragia o trombosis cerebral).

La PCP (fenciclidina) puede producir convulsiones, coma y trastornos psicológicos graves. El consumo de PCP puede ocasionar una insuficiencia cardíaca o respiratoria, o bien la rotura de los vasos sanguíneos del cerebro, todo ello podría tener consecuencias mortales.

Las drogas pueden destruir la capacidad del individuo para pensar y actuar de forma responsable y para rendir bien en el colegio, en el trabajo o en casa. Cuando el consumo de drogas se vuelve más importante para el individuo que el contacto con la realidad, la adicción continua a las drogas puede destruir las relaciones familiares, las amistades, los intereses externos, los valores y las metas.

Muchas sustancias causan dependencia física y psicológica. Los consumidores habituales de drogas necesitan tomar dosis mayores para conseguir el mismo efecto. La PCP, la heroína y otras drogas, pueden alterar la química corporal. Cuando el consumidor deja de tomar la droga, el cuerpo se rebela con el desagradable y a menudo doloroso síndrome de abstinencia.

No existe el consumo seguro y responsable de una droga ilegal, o un inofensivo mal uso del alcohol o de los medicamentos con receta. La adicción a las drogas puede tener consecuencias para toda la vida, tales como pérdida de memoria, tensión arterial alta, enfermedades mentales, insuficiencia cardíaca, apoplejía, daño pulmonar y coma. La adicción a las drogas puede causar a menudo la muerte del consumidor.

Coste para las empresas

Los costes en el trabajo de la adicción a las drogas y al alcohol son asombrosos. La adicción química puede hacer perder oportunidades profesionales, ocasionar problemas morales y daños laborales. Los expertos laborales estiman que más del 10% de todos los trabajadores estadounidenses han consumido drogas ilegales en el trabajo. Del 3% al 5% lo hacen de forma regular. El alcohol sigue siendo el mayor problema en el lugar de trabajo.

La adicción química contribuye a incrementar el absentismo y la lentitud; ineficiencia y baja productividad, aumenta las enfermedades, los accidentes y las heridas; mayores exigencias médicas; relaciones tirantes entre los trabajadores; robos en la empresa y a los empleados para mantener los hábitos de consumo de drogas; posibles dificultades legales para los empleados; y problemas domésticos y financieros de los individuos adictos a las drogas. El problema también se ha relacionado en algunas empresas con los riesgos de seguridad.

La adicción a las drogas y al alcohol cuesta a las empresas estadounidenses unos 140 billones de dólares al año en productividad perdida, accidentes, costes sanitarios y absentismo. La gente adicta a las drogas y al alcohol tiene en su trabajo de tres a cuatro veces mayor número de accidentes que aquellos que no consumen.

Ensayos de drogas de adicción

La adicción a sustancias es una enfermedad diagnosticable y tratable, sin embargo ayudar a los individuos afectados puede ser a la vez complicado y delicado. No todos los individuos drogodependientes buscan ayuda por sí mismos. En realidad, muchos adictos a las drogas y al alcohol no se dan cuenta de que tienen un problema con la dependencia química y no pueden detener por sí mismos su comportamiento autodestructivo.

Por el interés de la salud y la seguridad, muchas organizaciones han comenzado a realizar ensayos de cribado para detectar un posible consumo de drogas. Los ensayos de drogas se usan en las salas de urgencias para los casos de sobredosis. Otros campos abarcan a los conductores que son detenidos por embriaguez, al personal militar, las personas en libertad condicional y los individuos que asisten a programas de rehabilitación. En las organizaciones deportistas de aficionados y profesionales internacionales y en las competiciones se somete a los participantes a un chequeo médico para detectar el uso de drogas de adicción.

La mayoría de las instituciones quieren promover para sus trabajadores un ambiente de trabajo seguro, saludable y productivo. El consumo de drogas puede afectar a ese ambiente, por lo que muchas empresas disponen de programas de detección de drogas para someter a ellos a los aspirantes laborales y para proteger a sus empleados. Las empresas con este tipo de programas han reducido significativamente los accidentes de los empleados, los días de enfermedad y tienen empleados más saludables. Los planes con mayor éxito tienden a enfatizar la prevención de la adicción a las drogas más que a castigarla, como un medio de promover una mejor salud de los empleados. Las empresas se benefician de un incremento en la productividad y en la seguridad y de una reducción en los costes.

El 70% de las empresas de la lista Fortune 500 sometieron a sus aspirantes a empleados a análisis de drogas en 1991, muy por encima del 10% de 1983.

Tipos de ensayo y funcionamiento

Los ensayos de saliva y alcoholimetría, usados para detectar la intoxicación alcohólica no son válidos para detectar las drogas de adicción. Las opciones para los ensayos de drogas de adicción son los análisis de orina y sangre. El análisis de orina es preferible para un uso a gran escala, ya que recoger muestras de orina no requiere pinchar la piel, ni personal médico autorizado para realizar el ensayo y no hay peligro de infección.

Los ensayos de cribado de orina están diseñados para detectar drogas que han sido tomadas por el consumidor y cuyos metabolitos (compuestos químicos) están aún presentes en el organismo. Por esta razón, una muestra puede dar resultados positivos días o incluso semanas después de que el individuo haya consumido la droga (consulte el gráfico). El período de tiempo que una droga permanece detectable en la orina depende de las características específicas de la droga, la cantidad tomada y la frecuencia de consumo, así como de la edad del individuo, el peso, el estado de salud y la química corporal.

Un resultado positivo con un ensayo de orina indica únicamente la presencia de una droga en una muestra de orina, no cómo ni cuándo se tomó. Las drogas que se detectan en la orina se comunican como identificadas científicamente y como presentes en el organismo del individuo. Un resultado positivo del ensayo no indica si un individuo está afectado por las drogas, pero confirma la presencia de la droga.

Los signos de un posible consumo de drogas incluyen un excesivo absentismo o lentitud, irritabilidad inusual, período de tiempo de atención repentinamente limitado, sueño en el trabajo, deterioro en la calidad del trabajo, comportamiento inseguro e impredecible y cambios de humor. Sin embargo, algunas de estas características de comportamiento pueden ser causadas también por otros factores.

Uso de los resultados de los ensayos

Los resultados positivos del ensayo pueden tener consecuencias graves a largo plazo para el individuo: responsabilidad de trabajo reducida, pérdida del empleo, acciones legales, antecedentes policiales, estigma social y reputación dañada. Debido a ello, los programas de detección de drogas deben emplear equipos de la más alta calidad con métodos muy sensibles y específicos para asegurar los resultados más exactos posibles. Así se eliminará la posibilidad de obtener resultados falsos positivos o mostrar fármacos que han sido prescritos como drogas de adicción.

Los laboratorios competentes para el análisis de drogas y las organizaciones responsables de utilizarlos son conscientes de las implicaciones psicológicas, sociales, económicas y legales de unos resultados informados o gestionados de forma incorrecta. Además, los resultados de los ensayos son confidenciales de forma rutinaria. Los archivos minuciosos y precisos sobre el tratamiento de las muestras (desde la recogida de las muestras hasta el análisis) ayudan a proteger los derechos legales tanto del laboratorio como del individuo sometido al análisis.

Los laboratorios realizan por norma un ensayo de confirmación antes de informar sobre un resultado positivo. Sin esto, el resultado sería considerado como no confirmado. El procedimiento recomendado para el ensayo de confirmación utiliza un método de ensayo específico y muy sensible basado en principios químicos diferentes a los empleados en el ensayo de cribado inicial.

Las empresas que someten a análisis a sus empleados tienen varias opciones ante un resultado positivo del ensayo, entre las que se incluyen las recomendaciones para un programa de tratamiento de drogas o una acción disciplinaria. Al menos 8.000 empresas americanas, lo que representa más de la mitad de las empresas de la lista Fortune 500, han establecido programas de asistencia a domicilio para los empleados, que incluyen asesoramiento y tratamiento para los trabajadores que solicitan ayuda. La mayoría de las empresas prefiere ayudar a sus empleados rehabilitándolos, en lugar de despedirlos y contratar y preparar a nuevos trabajadores para los mismos trabajos. La mayoría ofrece asistencia a aquellos que se presentan de forma voluntaria a los tratamientos. Los estudios muestran un porcentaje de recuperación que oscila entre el 35% y el 79% de los empleados inscritos en los programas de tratamiento de drogas y alcohol.

Trabajando para conseguir una solución

Se puede ayudar a los individuos drogodependientes proporcionándoles intervención, educación, consejo, un programa de tratamiento y otras ayudas. Estos programas representan un paso importante hacia la prevención y la erradicación de los problemas que la adicción a las drogas o al alcohol puede causar.


Drogas de adicción
Sustancia Forma Modo de consumo Peligros posibles Período de detección en orina*
Alcohol Líquido Consumo oral Hepatopatía, insuficiencia respiratoria, depresión, ansiedad, coma, dependencia psicológica/física 24 horas o menos
Anfetaminas Cápsulas o comprimidos Consumo oral, inyección o inhalación Tensión arterial alta, pérdida de apetito, infarto cerebral, fiebre, insuficiencia cardíaca, psicosis 2-4 días o más
Barbitúricos Cápsulas o comprimidos Consumo oral Insuficiencia respiratoria, depresión, ansiedad, convulsiones, insomnio, coma, psicosis, dependencia psicológica/física, muerte 1-21 días o más
Benzodiacepinas
(tranquilizantes)
Cápsulas o comprimidos Consumo oral Insuficiencia respiratoria, depresión, ansiedad, convulsiones, insomnio, coma, dependencia psicológica/física, muerte 3 días o más
Canabinoides
(marihuana y hachís)
Hierbas secas con semillas y tallos Inhalación fumada o ingestión en forma de galletas Daña la memoria a corto plazo y los pulmones, psicosis, dependencia psicológica, malformaciones congénitas 5-36 días o más
Cocaína
(coca y crack)
Líquido o polvo Inhalación, inyección o fumada Daña las fosas nasales, pérdida de peso, tensión arterial alta, infarto de miocardio, convulsiones, infarto cerebral, dependencia psicológica/física, pérdida de apetito, muerte 2-4 días o más
Ácido lisérgico
dietilamida (LSD)
Cápsulas, gelatina, líquido o comprimidos Consumo oral o en gotas en los ojos Tensión arterial alta, pérdida de apetito, insomnio, temblores, ansiedad, "flashbacks", trastornos psicológicos 2 días o más
Opiáceos
(heroína y morfina)
Cristales, líquido, polvo o comprimidos Consumo oral, inyección, inhalación o fumados Náuseas, vómitos, pérdida de apetito, insuficiencia respiratoria, convulsiones, coma, adicción psicológica/física, muerte 2-5 días o más
Fenciclidina
(PCP)
Cristales, líquido, polvo o comprimidos Consumo oral, inyección, inhalación o fumada Fallos en la coordinación y en los sentidos, depresión, ansiedad, fallos en la memoria, comportamiento violento, convulsiones, tensión arterial alta, infarto de miocardio, infarto cerebral, coma, muerte 3-8 días o más
Narcóticos sintéticos
(Blanca China y Fentanilo)
Cristales, líquido, o polvo Consumo oral, inyección o inhalación Náuseas, vómitos, insuficiencia respiratoria, convulsiones, coma, infecciones debidas a las agujas, dependencia psicológica/física, muerte 2-5 días o más

*Las cifras son aproximadas. Las cantidades consumidas, la frecuencia del consumo y la edad, el peso, el estado salud y la química corporal del individuo afectan al período de tiempo que una droga permanece manifiesta en una muestra de orina.

Fonte: http://latinoamerica.abbottdiagnostics.com/tusalud/toxicologia.asp

Deixe um comentário »

Nenhum comentário ainda.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

Blog no WordPress.com.

%d blogueiros gostam disto: